Web
Analytics

Una taza blanca, un recipiente con agua templada, un par de esmaltes de uñas y un palillo… ¡No necesitas nada más para crear algo espectacular!

Es cierto eso de que, en muchas ocasiones, menos es más. Para demostrarlo, hoy os traemos un “háztelo tú mismo” con el que podréis sorprender a vuestros invitados, y para el que hace falta muy poco: una taza blanca, un recipiente con agua templada, un par de esmaltes de uñas y un palillo.

tazaconesmalte1-550x413

Os aseguramos que el resultado os va a dejar con la boca abierta, y sólo tienes que seguir estos sencillos pasos para disfrutar de vuestra nueva y preciosa taza. Vamos allá.

Para este DIY necesitas:

  • Una taza blanca.
  • Esmalte de uñas del color que prefieras.
  • Agua.
  • Un palillo.

Y esto es lo que tienes que hacer:

  • Llena el recipiente con agua templada, de manera que al sumergir la taza en él, el agua cubra entre 1/3 y 1/2 de la altura de la taza.
  • Echa en el agua unas pocas gotas de dos esmaltes que te gusten —2 o 3 gotas por color.
  • Con el palillo, remueve y mezcla las gotas rápidamente.
  • Ya sólo tienes que sumergir la taza y sacarla al momento, para que la mezcla de colores se adhiera a la taza formando “aguas”. Luego, deja la taza secar y… ¡tachán! Ya tienes tu taza decorada.

En el siguiente vídeo lo puedes ver con detalle:

 ¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

slack-imgs.com_-23

Vía Elegí mal día.