Web
Analytics

Una oferta de trabajo provoca indignación por las condiciones del puesto

¿Es posible vivir sin tener que trabajar? La respuesta es sí… si tenéis, o conseguís acumular suficiente dinero. Si no has nacido rico, no existen recetas paso a paso ni píldoras mágicas para conseguir el sueño de todos los que nos tenemos que levantar cada mañana para ir a trabajar.

También hay quien asegura que lo de vivir sin trabajar no solo es posible, sino que es necesario, ya que el futuro de la raza humana pasa por que sean los robots los que se encarguen de trabajar, mientras nosotros nos dedicamos a la contemplación y el desarrollo de la ciencia y de la especie. Claro, seguro que cuando llegue el momento, no es tan bonito como lo pintan.

Mientras tanto, ajo y agua: en los últimos tiempos, en parte por culpa de la crisis económica, hemos conocido muchos ejemplos de ofertas de empleo surrealistas, de esas que terminan diciendo “posible sueldo en un futuro” y cosas por el estilo. Las hay que suscitan tanta polémica que las empresas acaban rectificando, y otras 200.000 igual de locas —o más— que no se retiran porque no salen en los medios.

Entre el maremágnum de ofertas que se encuentran en la red algunas llaman la atención más que otras. A veces parecen inofensivas, pero posteriormente recibes un correo detallándote el proceso de selección y, claro, no te queda más remedio que trollear un poco a la empresa.

La última, la que ha compartido el tuitero @Well086, que publicó una foto con las condiciones de trabajo que piden para trabajar en una tienda.

O sea, un trabajo de lunes a domingo… y con un horario prácticamente de sol a sol. Estas son algunas de las reacciones al anuncio:

La cosa tiene truco: algunos tuiteros han llamado la atención sobre el hecho de que se trata de dos carteles distintos: uno que avisa de que se busca dependienta, y otro diferente con el horario de apertura de la tienda.

Aunque, como dice un internauta, “tal y como está el patio sería posible”:

 

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Fuente: elegímaldía