Web
Analytics

Un tertuliano de ‘La Sexta Noche’ hace llorar a una víctima del torturador ‘Billy El Niño’ con su discurso

El pasado sábado por la noche a (casi) todos se nos puso un nudo en el estómago cuando escuchamos las confesiones de Luis Miguel Urbán, activista universitario durante el franquismo y víctima de torturas a manos del ex inspector de Policía Juan Antonio González Pacheco, más conocido como Billy el Niño.

Urbán narró como fue detenido por este malnacido en enero de 1974, quien ya le había avisado en numerosas ocasiones de que le “tenía ganas”. El padre del eurodiputado de Podemos, Miguel Urbán, explicó que Billy el Niño era el policía “más sádico, era un psicópata que disfrutaba haciendo daño”. No hay que olvidar que este hombre –por llamarlo de alguna manera– sigue en libertad sin haber pisado la cárcel ni un solo día de su vida.

Después del testimonio de Urbán –que a (casi) todos se nos clavó como un puñal en el pecho– llegó el turno de las preguntas de los colaboradores habituales del programa, donde destacaron las palabras de Javier Aroca:

“España es un país que se pone de parte de los torturadores, y eso nos convierte en un país indecente. Tenemos el triste y horroroso mérito de ser el único país europeo donde el fascismo ha quedado impune. Yo no le tengo que hacer ninguna pregunta al señor Urbán, yo lo único que quiero es, de verdad, emocionadamente, rendirle mi homenaje y mi tributo. Y darle las gracias por haber luchado en esas condiciones por la
democracia”. 
Un emotivo discurso que emocionó a Luis Miguel Urbán, que no pudo contener las lágrimas. Igual que (casi) todos los que lo vimos desde casa.

Si te preguntas por qué un tipo como González Pacheco no ha sido juzgado y condenado por sus crímenes, hay que recordar que el 18 de septiembre de 2013 la jueza argentina María Servini dictó orden internacional de búsqueda y captura contra él y otros cuatro antiguos miembros de las fuerzas de seguridad franquistas.

La justicia argentina le reclama por un delito de torturas cometido contra trece personas entre 1971 y 1975, sobre la base de una querella realizada por antiguos opositores a la dictadura franquista. En vistas de una posible extradición, el 5 de diciembre la Audiencia Nacional le retiró el pasaporte y le ordenó presentarse cada semana en sede judicial.

En abril de 2014 la Audiencia Nacional rechazó la extradición de González Pacheco o Billy el Niño, argumentando que dichos delitos de torturas están “ampliamente prescritos”, en oposición al razonamiento jurídico de la magistrada Servini.