Web
Analytics

Subió una foto de su tripa tras el embarazó… y recibió una lección que nunca olvidará

Uno debe aceptarse a sí mismo y ser feliz con su cuerpo, ya que la perfección solo existe cuando se recurre al Photoshopy a veces ni eso. Si no, que se lo pregunten a Cass Madigan, que después de compartir en Instagram una foto en la que posaba con su bikini tuvo una respuesta de la gente que nunca olvidará:

Bildschirmfoto_2015-06-02_um_15.11.20-622x705-4

Aunque Cass había compartido la imagen para que la vieran sus familiares y amigos, esto no evitó que se llenara de comentarios desagradables y vulgares que lógicamente le dejaron muy tocada emocionalmente… Pero Cass no estaba sola, y después de viralizarse su caso, muchas madres decidieron apoyarla compartiendo fotos de su aspecto después de dar a luz.

Bildschirmfoto_2015-06-02_um_15.06.41-622x704-4

Bildschirmfoto_2015-06-02_um_15.08.17-622x704-4

Bildschirmfoto_2015-06-02_um_15.07.10-622x694-4

Bildschirmfoto_2015-06-02_um_15.07.44-622x700-4

Bildschirmfoto_2015-06-02_um_15.08.05-622x701-4

El apoyo de las madres cambió la actitud de Cass. “Tengo estrías y llevo bikini. Tengo un vientre flácido, porque traje dos hijos al mundo. Me pongo un bikini porque me da la gana“, dijo desafiante una de estas madres.

Si el año pasado se puso de moda el fofisano con su #Dadbod, esa “barriguita de papá” que a los hombres parece que les permite tener mientras que a las mujeres no, parece que este año le llega el turno a las mujeres. Mujeres reales, con cuerpos reales que se sienten seguras de sí mismas y bonitas, aunque su cuerpo diste mucho de los cánones de belleza establecidos, y que empiezan a reivindicar su físico con el hashtag #Mumbod —”barriguita de mamá“, en este caso.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Vía Elegí mal día.