Web
Analytics

“Sólo damos propinas a ciudadanos”: el insultante mensaje que recibió una joven hispana

Para Sadie Elledge el turno de almuerzo en Jess’Lunch el lunes, un restaurante familiar en Harrisonburg, Virginia, transcurría como cualquier otro.

14125103_1656016618049704_5445350425411911627_o

O eso le pareció a la joven camarera de 18 años. Una pareja en una de las mesas que atendió ordenó dos gyros, sodas y una ensalada. La cuenta que debían pagar era módica: 26 dólares con 11 centavos. Pura rutina… hasta que Elledge recogió el recibo.

Debajo, donde debía colocarse la cantidad de propina, había un mensaje insultante: “Sólo damos propinas a ciudadanos”. Y estaba firmado por Adam Dort o Ada M. Doriot; la firma no es completamente legible.

c2f8dfd1631c6f035155856133dfa1a9

La joven quedó conmocionada. Su padre es hondureño y su madre es mexicana, pero ella nació y se crió en Harrisonburg.

No es la primera vez, sin embargo, que enfrenta insultos racistas.

Alguna vez me han dicho ‘ve a prepararme un burrito’ pero ha sido en la escuela y no les presto atención“, contó a la periodista Isabel Rosales en una entrevista por Facebook Live.

Fue el abuelo de Sadie, el abogado John Elledge, quien publicó una foto del recibo en su página en la red social, calificando a quienes escribieron el mensaje ofensivo como “pedazos de estiércol.

El hombre le contó al diario The Huffington Post que estaba más molesto que su nieta. “Una de mis otras nietas trabaja en mi empresa como secretaria“, dijo. “Me lo contó y me sacó de mis casillas“.

Como es de esperar, la foto del recibo se ha vuelto viral.

El restaurante buscó imágenes de vigilancia, y la policía investiga el incidente.

Sadie, sin embargo, asegura que sólo quiere ser tratada correctamente. “No importa si soy hispana o americana o como quieras llamarlo. Soy una persona y deberías tratarme con respeto“.

Fuente.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Os dejamos con este enorme failcompartes un comentario xenófobo en Twitter, y acabas haciendo tal ridículo que se convierte en viral.

Vía Elegí mal día.