Web
Analytics

Si crees que la estupidez de la política no podía llegar más lejos es porque no has oído la historia de este alcalde

mayoredtothemob2_thumb

La realidad muchas veces supera la ficción, y esta es la historia que pasó en un pueblecito de Granada. 

El alcalde pidió ofertas para pintar la fachada del ayuntamiento, que se caía a pedazos. Recibió tres ofertas: de una empresa alemana, una de Arabia Saudi y otra española. 

Las ofertas iban desde los tres millones de los árabes, pasando por seis millones del alemán a los nueve millones del empresario español. Ante esta diferencia, el alcalde decidió reunirlos a todos.

El empresario árabe justificó que usa materiales de primera calidad, y en andamios, brochas y seguros se va el resto del presupuesto.

El alemán dice que van a usar una pintura especial que es más cara, pero que a la larga va a durar mucho más. Luego en mano de obra, seguros, materiales y demás tiene el resto de los seis millones de presupuesto.

Pero al final el ganador es el español, con el mayor presupuesto ofertado. Y esta fue la razón que convenció al alcalde:

“Mire Alcalde, tres millones son para usted, tres millones para mí y los tres que quedan se lo damos al árabe y nos pinta la fachada”