Web
Analytics

Se escondió debajo de un coche durante la masacre de Orlando… y un herido tropezó con él; esto es lo que hizo

El asesino que ha perpetrado el terrible asesinato homófobo en masa, matando a 50 personas e hiriendo a 53 más cuando abrió fuego contra la multitud que llenaba la sala Pulse de Orlando, en Estados Unidos, ha sido identificado como Omar Mateen, de 29 años.

orlando-fb

Entre la información que se va conociendo, hemos conocido por ejemplo el relato de su ex mujer, que ha dicho de él que era mentalmente inestable y que abusó físicamente de ella durante su matrimonio.

La tragedia tiene a todo el mundo de luto todavía. Muchas personas han perdido a seres queridos de una forma absolutamente terrible. Pero entre toda la información desoladora del incidente, también hay testimonios que nos devuelven, aunque solo sea un poco, la fé en el ser humano.

1525400_704432202910100_955153955_n

El de Joshua McGill es uno de ellos. Cuando comenzó la masacre trató de salvar su vida escondiéndose debajo de un coche mientras se desarrollaban los acontecimientos. De pronto, un desconocido llamado Rodney tropezó con él.

Este hombre le pidió ayuda entre dientes; había recibido varios disparos y, lógicamente, estaba malherido y débil. Esto contó McGill en Facebook:

“Una cosa muy trágica sucedió esa noche. Las plegarias y pensamientos están con todos los que sufrieron en Pulse o tienen algún conocido que estuvo en Pulse. Fue una experiencia loca y traumatizante. Estoy muy agradecido de haber salido a salvo y que otras personas que conozco también lo hayan hecho. Yo me escondí bajo un coche y encontré a una de las víctimas que había recibido disparos. Me saqué la camisa, la puse en sus heridas para detener el sangrado, y lo llevé secretamente donde un oficial para que lo transportaran a emergencias. Las palabras no pueden describir ese sentimiento. Estar cubierto de sangre… Tratando de salvar la vida de un tipo que apenas conozco… mientras yo estoy bien, sólo traumatizado. Tuve que decirle cosas y hacer promesas que no sabía si iba a poder cumplir, tampoco sabía si iba a poder mantenerlo consciente mientras apretaba fuerte y yo mismo estaba todo cubierto de sangre. Oraba por él y le hacía saber que lo esperaría. Es horrible porque todo lo que tengo es su nombre y no puedo saber si está bien porque no soy pariente. Si alguien conoce a un tipo llamado Rodney que fue herida en la masacre… Por favor háganme saber si está bien. Siento que Dios me puso en el club e hizo que ayudara a un completo extraño. Por la razón que sea… No lo sé, pero espero que haya sido para salvar su vida. Que Dios esté con todos nosotros en este tiempo de necesidad.”

Rodney había sido alcanzado en varios puntos de sus brazos y espalda, así que McGill hizo un torniquete con su camiseta y aplicó presión en las heridas, ayudándolo a resistir. En cuanto pareció seguro, corrieron hacia un vehículo en el perímetro policial.

13445807_1222290444457604_4528346710398992613_n

Desde allí, los enviaron a un centro médico, y su salvador siguió asistiéndolo en el coche. Gracias a la intervención de McGill, hoy Rodney está estable.

¿Qué os parece la hazaña de nuestro protagonista? Contádnoslo en los comentarios.

Por cierto, que se han difundido estos estremecedores vídeos de Snapchat del interior de la discoteca Pulse durante la masacre de Orlando.

Vía Elegí mal día.