Web
Analytics

Los Javis de ‘Operación Triunfo’ sufren una agresión homófoba en plena calle

La gala 5 de Operación Triunfo 2017 llegó a Televisión Española marcada por la exclusiva que conocimos unas horas antes, en la que se confirmaba que habrá reencuentro entre los “triunfitos” de la mítica primera edición de OT y los de esta nueva edición del formato. Pero hasta llegar a ese esperado momento, el concurso ha seguido en marcha y hemos conocido a la cuarta expulsada —Marina— del concurso musical.

Los concursantes salieron al escenario para dar el pistoletazo de salida a la gala interpretando “La revolución sexual, el conocido tema de La Casa Azul cantado por Guille Milkyway, líder de la formación y profesor de cultura musical del concurso. Una elección que había sido muy comentada durante los últimos días, especialmente después de que una tuitera homófoba cargara contra el programa y recibiera un memorable ZASCA de la mismísima Noemí Galera.

Pero tanto Javier Calvo como Javier Ambrossi —”los Javis“— tampoco se quisieron quedar callados, y entraron al trapo contestando así a la tuitera:

Y es que el talent show se está convirtiendo en todo un referente: en tiempos de Grandes Hermanos y tronistas, resulta refrescante ver a un grupo de jóvenes tan diversos hablando sobre sin complejos y sin malicia.

Para muchos internautas, el papel de Televisión Española debería ser este: formatos que están haciendo muchísimo por la visibilización y la normalización del colectivo LGTBI, y conseguir que personas de todo tipo se sientan representadas por el contenido que se emite en la tele pública.

Sin ir más lejos, el momentazo de la última gala sucedió entre Marina —que se ha declarado bisexual— y Bastian, su novio transexual. Un beso que pasará a la historia.

Lo que nadie esperaba, después de todo esto, es que los Javis fueran a vivir en sus propias carnes la homofobia que se respira en muchos lugares de nuestro país.

Nerea, concursante de la presente edición, fue la encargada de contar lo que le sucedió a ambos hace apenas dos días, después de que ellos lo relatasen en una de sus clases: el altercado se produjo cuando se encontraban paseando por la calle, y un chico se chocó frontalmente con ellos, de manera deliberada.

“Javier Calvo le preguntó qué le pasaba y el hombre se puso en posición de defensa, con los puños en alto.”

La cosa no quedó ahí: les gritó “maricones“, un insulto que Ambrossi no permitió.

“Él le dijo que tendría que respetar más si quiere que a él también le respeten.”

Finalmente, el hombre cogió un plato de la mesa de una cafetería y se la rompió en la espalda, un golpe que horas después seguía molestándole a Ambrossi durante la clase en la que contó lo sucedido.

Simplemente lamentable

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Fuente: elegímaldía