Web
Analytics

Lo que ‘La Manada’ hizo a su víctima según el argumento de la Fiscalía pone los pelos de punta

Uno de los juicios más controvertidos y mediáticos de los últimos años en nuestro país y que sienta en el banquillo de los acusados a cinco hombres conocidos como ‘La Manada’, a los que se les juzga por la presunta violación de una joven de 18 años en las fiestas de San Fermín del 2016, entró ayer lunes en su recta final con la lectura de las conclusiones.

La primera en exponer dichas conclusiones ha sido la fiscal Elena Sarasate, que ha asegurado que está más que demostrado que los cinco jóvenes abusaron sexualmente de la víctima:

“Los hechos se produjeron sin consentimiento y bajo violencia e intimidación y las pruebas son absolutamente contundentes. Los cinco acusados actuaron de forma conjunta y organizada, mientras la denunciante no sospechaba ni rematadamente lo que estaba pasando. Cuando los acusados terminaron y consiguieron lo que querían, la dejaron tirada y semidesnuda”. 

La fiscalía ha afirmado que la declaración de la joven madrileña no tiene ni lagunas ni contradicciones, todo lo contrario que la de los acusados: “La declaración de la víctima cumple todos los requisitos para darle absoluta y totalmente credibilidad y sin embargo la de los acusados tiene contradicciones, no pequeñas, sino determinantes. Ellos sí sabían a lo que iban y lo tenían claro”. 

Además asegura que los delitos por los que se les juzga –agresión sexual, delito contra la intimidad y robo del móvil– están más que acreditados, por lo que ha ratificado su petición de 22 años y diez meses de prisión para cada uno de los acusados: “Ha quedado perfectamente acreditado el delito de agresión sexual, el delito contra la intimidad y el del robo del móvil. También ha quedado perfectamente acreditado el daño moral y que la víctima ha tenido sufrimiento moral”. 

Ante la argumentación de la defensa, de que en ningún momento hubo violencia ni coacción para que la víctima entrara en  portal, la fiscal ha dicho: “Sí hubo violencia, mínima pero la hubo, agarrándole para introducirla en el portal, tapándole la boca. En ningún momento hemos dicho que sea una violencia extrema, se utilizó la fuerza mínima necesaria. La cogieron de forma sorpresiva, no sabía ni en sus peores pesadillas lo que iba a pasar. El lugar es muy pequeño y los varones la superaban en capacidad física. No hay ninguna duda de que la intimidación fue gravísima; no tuvo otra posibilidad que someterse. Hubo superioridad física de los acusados, y esa ratonera no se le podía exigir a la víctima resistencia”.

La fiscal ha señalado que en los segundos que dura el vídeo la víctima en “ningún momento tuvo una actitud activa, estaba con los ojos cerrados, no había ningún signo de que hubiera participación, ni una sonrisa, ni un gesto ni una palabra. Una mujer de rodillas, con cinco hombres rodeándole, siempre en posición de inferioridad”, y que las conversaciones que se escuchan son de dos tipos: “las que se dirigen entre ellos, que son de colaboración, y las que se dirigen a la víctima, que son imperativas, sin ningún tipo de interactuación”.

“Todas las conversaciones eran entre varones, ninguna palabra pertenece a la víctima. Ellos deciden lo que hacen, lo que tiene que hacer la víctima.Los vídeos corroboran la declaración de ella. La absoluta pasividad de la víctima no es una reacción extraña, sino una reacción propia de una persona en esa situación”.

Uno de los puntos que comentó la fiscal, y del que también muchos usuarios de las redes sociales habían hablado, era por qué el guardia civil del grupo robó el móvil de la joven si todo fue consentido: “si son consentidas las relaciones, por qué roban el móvil, lo normal hubiera sido intercambiarse los números; pero se lo quitaron con la intención de dejarla en absoluta indefensión” y que los miembros de la Manada se han intentado preparar antes del juicio pero no lo han conseguido en modo alguno.

Elena Sarasate ha revelado que no es cierto que los acusados entregaran los vídeos de inmediato, como se vino diciendo, y que esa espontánea colaboración ocurrió por verse con el agua al cuello: “esa colaboración vino motivada por las circunstancias en las que estaban”. Asimismo, ha asegurado que se quedaron en Pamplona tras los hechos porque “pensaban que gozaban de una impunidad que no tuvieron”.

Hoy presentarán las conclusiones las tres defensas de los cinco acusados, con la asistencia de 46 periodistas –que tienen completamente prohibido grabar la sesión– y 24 ciudadanos como público.