Web
Analytics

Lo iban a sacrificar porque tenía dos hocicos, pero su suerte cambió…

Muchas veces se nos llena la boca hablando de lo bueno que somos, cuánto respetamos a los demás y que jamás, nunca, juzgamos a nadie por el exterior.

Casi siempre esto es falso, todos juzgamos a todos, y si es a un animal, mucho peor.

La historia de Toby es la historia de un perro que nació  diferente y que por esa diferencia (no le impide hacer una vida completamente normal) estaba destinado a morir en una perrera.

perro-dos-narices-1

Y es que el único “error” que cometió el bueno de Toby fue nacer con dos narices. Simplemente. Pero, como nos cuenta el encargado de la perrera, Peter, esta característica siempre impedía que ninguna familia se fijara en él.

perro-dos-narices-2

Hasta que un buen día apareció Tod en la perrera, y la suerte de Toby cambió para siempre. “Es un perro formidable, cariñoso y muy leal. Que tenga doble nariz es bueno en su caso, así puede rastrear el doble de bien”.

perro-dos-narices-3

Gracias a Tod, Toby no terminó sus días en una perrera. Aún queda gente buena.