Web
Analytics

Le pregunta por su primera impresión, y le suelta el mayor hachazo de la historia de ‘First Dates’

En First Dates últimamente no dejan de superarse: en las últimas semanas hemos sido testigos de las críticas al camarero Matías Roure por su inapropiado comentario a una joven que acudía al programa a buscar su primer novio… o de la joven que confesó que quería ser Guardia Civil, pero cometió un error imperdonable para la audiencia del dating show de Cuatro.

Parece que el programa mantiene intacta su capacidad de sorprender… lo normal cuando se trata de un programa con esa audiencia y con ese seguimiento en las redes sociales. Lo mejor de todo es que gracias al programa, estamos aprendiendo un montón sobre cómo ligar en este mundo moderno.

Pero lo que mucha gente se pregunta cuando ve el programa —especialmente cuando somos testigos de citas en las que se intenta arrejuntar a una pepera con un podemita—, es qué criterio siguen para emparejar a sus participantes.

Y es que en ocasiones resulta evidente desde el primer momento que entre los pretendientes no hay química, como ocurrió en una de las citas del pasado 15 de enero. Los espectadores se dieron cuenta rápidamente de que la cita no iba a funcionar… pero lo que nadie esperaba es que ella le soltara a su pretendiente soltara una pulla de lo más gratuita, que le dejó por los suelos.

Se trata de Ana, estudiante de psicología de A Coruña, introvertida y de 21 años, que ha entrado en el podio del programa con uno de los ZASCAS más sonoros de la historia del programa. La víctima fue Óscar, un ceramista de 24 años de Girona que había dicho en su presentación que Cupido había sido “un cabrón” con él… y parece que sigue siéndolo.

Aunque saltaba a la vista que Ana y Óscar no estaban cómodos y que, salvo sorpresa —que a veces ocurre—, no iba a haber una segunda cita ni en broma… pero de ahí a lo que pasó en el momento más comentado de la noche, hay un trecho.

La escena se desarrolló así:

Ana: ¿Tu primera impresión?

Óscar: La primera impresión es buena, eres una chica guapa, como ya debes saber.

Ana: ¿Entonces qué…? O sea, me gustan las personas atléticas, eeeeehhhh, y ya está.

La cara de Óscar era un poema… y aunque se desquitó ante la cámara:

“Vale. Si fuera un chico atlético pediría una chica modelo, una chica 10. Como no lo soy pido una chica normalita. Creo que sí, es pedir una cosa que no tienes.”

… ante Ana, mantuvo el tipo:

Óscar: ¿Algo más que contar?

Ana: Yo creo que he contado bastante.

El resultado final de la cita ya estaba claro:

Así lo vieron en las redes, donde fueron muy duros con ella:

https://twitter.com/BearXuacu/status/953013322647031808

https://twitter.com/BearXuacu/status/953015250261102594

https://twitter.com/ladybug_XIII/status/953010597624508416

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Fuente: elegímaldía