Web
Analytics

La violenta agresión de Jesulín de Ubrique a un reportero acaba en los juzgados

Es la guerra. María Patiño anunciaba en su programa ‘Socialité’ que Jesulín de Ubrique había agredido y destrozado la cámara de un reportero del programa tras una discusión cerca del domicilio del torero: “Ha habido una situación muy complicada a las puertas de su casa. Jesulín ha tomado por la fuerza una cámara del equipo. No se puede tocar cuando trabaja un profesional en una calle que es pública”. 

Jesulín y su esposa, María José Campanario, se encuentran en plena batalla legal con sus vecinos porque pretenden que la urbanización donde residen en Arcos de la Frontera (Cádiz) se declare privada, cuando siempre ha sido pública. Y parece que la visita de los reporteros de Telecinco, que tocaron el timbre de la casa para hablar con el matrimonio, hizo que el diestro perdiera definitivamente los papeles.

Patiño aseguró en directo que: “No es la primera vez que Jesús actúa de esta manera. Me imaginaba que esto podía ocurrir. Yo ya lo viví hace años en las puerta de Ubrique, nunca dentro de la finca. Ha ocurrido en esta calle donde está la casa de María José Campanario que hace tres años descubrieron unos vecinos que es una calle pública” y que la productora del programa, La Fábrica de la Tele: “interpondrá una denuncia con un parte de lesiones físicas y materiales”. 

Jorge Moreno, el reportero supuestamente agredido por Jesús Janeiro, ha entrado en directo para contar su versión de los hechos: “Ha sido una agresión en toda regla. Ha aparecido Jesulín en su coche, nos ha arrancado la cámara y se la ha quedad. Ha agredido al cámara. Los jardineros que estaban allí trabajando, uno de ellos me ha arrancado el auricular y me ha agredido. El vigilante que estaba allí no ha hecho absolutamente nada”.

Pero lo peor estaba por llegar. Según relata el reportero, la hija de Jesulín y Campanario salió de la casa pidiendo a su padre que los dejara: “He vivido una situación bastante vergonzante. La hija de Jesulín ha salido corriendo de la casa llorando y gritando ‘¡Papá por favor, déjalos! La cámara está destrozada. Incluso cuando ya estamos dentro del coche, Jesulín golpeaba el coche con la cámara rota. Se va a interponer una denuncia con parte de lesiones. María José nos insultaba y nos decía que esto era lo que nos merecíamos”.