Web
Analytics

La profesora que aprobó a una estudiante que “no sabía nada”

1460711664_474392_1460715114_noticia_normal

Cómo conseguir mejorar el aprendizaje de los alumnos es un tema que se trata cada año al inicio del ciclo educativo. En esta ocasión, una profesora sorprendió a todo el mundo cuando decidió modificar el rumbo de una evaluación cuando una de sus alumnas le manifestó que “no sabía nada” para el examen.

Así lo ha contado la propia docente Lucía Gorricho, de Mar del Plata, Argentina. Una alumna suya necesitaba aprobar un examen para pasar de curso, y su relato se viralizó en Internet:

Esta semana me citaron para evaluar a una estudiante que debía una materia que la habilitaría, en caso de aprobarla, a pasar de año. El director me anticipó que el nivel académico no era bueno pero que era una alumna que se esforzaba mucho para estar en la escuela.

Sierra de los Padres es el lugar donde se sitúa la escuela secundaria a la que acuden la profesora y alumna, una localidad cercana a Mar del Plata con una población de 4.000 habitantes en el sistema montañoso de Tandilia. Hay varias empresas de agricultura que operan en la zona que contratan mano de obra boliviana, y que han recibido diversas denuncias por situaciones de semi-esclavitud en relación a la mano de obra.

Su estudiante, con piel morena y voz muy bajita, le dijo que no había podido estudiar porque no tenía libro ni carpeta. Entonces Lucía le dijo que ella tenía la intención de aprobarla, pero que era fundamental que escribiera algo que justificara la nota.

¿De las frutillas sabés algo?“. La pequeña abrió los ojos repondiendo con un rotundo “si“. Acto seguido esta le dictó las dos preguntas del examen: describir una actividad económica y mencionar los aspectos más importantes del algún país latinoamericano. La estudiante empleó dos horas en contar a lo largo de tres folios todo lo que sabía sobre el cultivo de la fresa y sobre Bolivia, el país que había abandonado para vivir en Argentina. Esto contó la profesora:

La aprobé. La abracé cuando se fue. Le pedí permiso para compartir su texto en internet y le dije que escribiera todo lo que pudiera porque escribir hace bien y porque siempre hay cosas importantes para contar. Con un 4 (cuatro) pasó de año y por eso no estará en mi aula durante este ciclo lectivo, pero espero cruzármela en los pasillos o en el patio y preguntarle: ¿Cómo fue tu día de ayer? ¿Lo querés contar en un papel?

¿Qué os parece a vosotros?

Vía Elegí mal día.