Web
Analytics

Has estado aplicándote protector solar mal toda tu vida

Ah, el verano. La época de las visitas a la playa, los días de barbacoa… y las inevitables quemaduras por culpa del sol.

tumblr_n9jlb7nxRS1sukazfo1_1280

El protector solar, como todos sabemos, es indispensable si vas a exponerte al sol, incluso si estás persiguiendo broncearte un poco mientras te tumbas plácidamente sobre la arena. Con tantos casos de cáncer de piel, ahora es más importante que nunca asegurarnos de que estamos correctamente protegidos cuando nos enfrentamos al sol.

Por supuesto, a pesar de nuestras mejores intenciones, si te estás aplicando el protector solar tú solo vas a necesitar ser un experto contorsionista para poder cubrir todo tu cuerpo correctamente. Es el problema de toda la vida de aplicarte protección solar sin la ayuda de tu pareja, un amigo, o un atractivo desconocido… pero, sorpresa, tenemos la solución definitiva.

Gracias a este sencillo truco, vas a conseguir aplicarte protección por toda la espalda llegando a puntos que antes parecían imposibles. El proceso es de lo más sencillo: coge un plástico de envolver de entre 0,6 y 1 metro, aplica protector solar en el centro del plástico, y luego coge con cuidado los dos extremos del plástico y extiéndelo por tu espalda como si te estuvieras secando con una toalla.

En serio, tener una protección perfecta cuando estás solo es tan simple como eso. Este es el vídeo que ha compartido Today para explicar la técnica:

Ya sabes, no más excusas, no más espaldas rojas como un cangrejo ni piel pelada. Ya puedes salir a tomar el sol con la tranquilidad de que estás perfectamente protegido de los peligrosos rayos del sol.

Os dejamos con algunos ejemplos de personas a las que les habría venido muy bien conocer el truco… o ser un poquito más responsables, al menos:

ps5

ps11

ps14

ps7

ps8

ps10

ps12

ps13

ps4

ps1

ps3

ps2

ps6

¿Habéis usado, o usaríais, el truco? Contádnoslo en los comentarios.

playa-fb

Por cierto, que también compartimos un hack con vosotros para poder pasar el rato sentados en la playa sin que se llene todo de arena.

Vía Elegí mal día.