Web
Analytics

Estremece recordando en directo su propia violación, y le manda un “recadito” a quienes critican a la víctima de “La Manada”

El pasado martes 14 de noviembre, el juicio por la supuesta violación grupal a una joven durante los Sanfermines de 2016 contó con el testimonio de la denunciante, que en el momento del suceso apenas tenía 18 años. Se considera que su testimonio, además de los nada más y nada menos que siete vídeos grabados por los acusados con sus teléfonos móviles, son en estos momentos las principales claves del proceso. La declaración de la joven por lo visto se alargó durante cuatro horas, con varias interrupciones para deliberaciones del tribunal.

Sin embargo, un detalle se ha encontrado entre lo más polémico de la jornada: y es que la Sección Segunda de la Audiencia Provincial ha tomado en consideración un informe de unos detectives privados contratados por una de las defensas, que por lo visto se dedicaron a seguir a la joven durante las semanas posteriores al suceso. Aunque el expediente ya había sido incorporado a la causa, ahora se ha añadido una publicación de “carácter festivo” que la víctima compartió en redes sociales y sobre la que la chica habría sido repetidamente interrogada. Su respuesta fue coherente: tiene fotos de viajes o de fiesta porque es una chica veinteañera que quiere rehacer su vida, explicó.

En las redes sociales se ha liado parda no, lo siguiente, al saber esto. Entre las reacciones más comentadas, han estado la de la actriz y directora Leticia Dolera, o la de un tuitero que ha desmontado la supuesta “vida normal” de la chica. También ha sido muy aplaudido el gesto de un equipo de barrio de Madrid en apoyo a la víctima.

Por otro lado, se ha criticado mucho el vídeo que ha compartido Torbe, en el que defiende a “La Manada y ofrece una estrambótica explicación sobre lo que pudo ocurrir. Y también han estado en el punto de mira unas antiguas declaraciones de la psicóloga de Sálvame que hace unos meses ya presagiaba el tratamiento que le iban a dar los medios al juicio.

Una publicación compartida de Bob Pop (@bobpop) el

La última reflexión viral, y una de las más valientes, ha sido la del crítico de televisión y colaborador de Late Motiv Roberto Enríquez, más conocido como Bob Pop, que no sólo ha sido muy crítico con los que critican a la supuesta víctima de “La Manada“… sino que ha dejado sin aliento a los presentes al recordar en directo una dura experiencia que vivió hace 25 años.

El colaborador ha rememorado con valentía la noche en la que en el Parque del Retiro alguien le violó y le desvalijó. Así, ha intentado explicar a los espectadores cómo se siente un ser humano después de una experiencia así, como respuesta a la admisión de trámite del infame informe del detective privado en el que parece juzgarse el comportamiento de la víctima en los meses posteriores a la agresión sexual.

“Lo pasé muy mal vomité, lloré, fue una mierda, me dio todo mucho asco… pero al siguiente día me reía, salía con amigos… porque había un subidón, además del dolor, porque cuando crees que te van a matar y sigues vivo, es de puta madre.”

Mientras, se creaba un silencio sepulcral en el plató. Bob Pop ha continuado mandándole un mensaje a la gente que ha criticado a la joven:

“Por eso creo que es un buen momento para que la gente que se permite juzgar a una víctima de la agresión de una manada de hijos de puta o de un solo hijo de puta, que esa gente sepa que al día siguiente estás hecho una mierda, es una putada, pero también te tienes que reír porque lo más importante es que has sobrevivido.”

Así ha transcrito El Huffpost las palabras de Enríquez:

“Recuerdo una noche memorable en la que me vi yo, en pelota picada, entre los matorrales del Parque del Retiro un verano, bueno, en pelota picada no, que llevaba unos mocasines marrones de verano. Yo me levanté, qué pasa, qué pasa, y a lo lejos, vi un camión de la basura aparcado, y fui corriendo a los señores de la basura… Imagina la estampa, y empecé a gritar “no os vayáis”, con mi genitalia bamboleando. Eso no hay convenio colectivo que te lo pague.

Y empecé a comentarles si habían encontrado algo de ropa vieja, que mirad lo que me ha pasado. No tenían nada, pero uno de ellos, súpersabio, cogió una bolsa de basura industrial y le hizo un agujero y me lo puse. Era como un vestido largo. Seguí sin rumbo, con un calor, con vestido negro y zapato marrón, en pleno Parque del Retiro. Entonces me encontré a una pareja heterosexual fornicando en el césped. Estoy seguro de que esos muchachos todavía se acuerdan de mí. Dije, perdón…y vieron esa aparición, e imagina la erección de ese muchacho, y tuvo que ser terrible… Los muchachos me llevaron a una comisaría.”

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.