Web
Analytics

Estos expulsados de ‘Pekin Express’ acabaron en comisaría, y haciendo llorar a Cristina Pedroche

La décima etapa de Pekín Express será recordada como una de las más duras e intensas del programa… especialmente para Priscila y Jonan, los “influencers” a los que Cristina Pedroche ya abroncó hace algunas semanas, y se lió parda en las redes sociales.

Apenas una semana después de haber sido repescados, estos supuestos expertos en redes sociales han vuelto a decir adiós a la aventura, partiendo con un handicap que les complicó bastante las cosas: tenían que hacer la prueba llevando sobre sus cabezas un enorme turbante, más propio de una película de dibujos animados que de la vida real.

El problema es que la elección del handicap no fue una gran idea por parte de la organización del programa. Cuando se encontraban en medio de una rotonda tratando de parar un coche que les llevara a una de las primeras metas de la yincana, la gente empezó a cabrearse con ellos, y no ayudó que llevaran un turbante que muchos debieron pensar que era una manera de ridiculizar a los indios.

¿El resultado? Estuvieron varias horas retenidos por las autoridades de la zona, que tuvieron que intervenir ante el acoso que ambos concursantes estaban sufriendo por parte de los vecinos. “Se está liando aquí la de Dios, vámonos“, dijo la pareja ante tan desesperante situación, antes de que apareciera la policía.

En total, la pareja estuvo tres horas en comisaría, donde las autoridades comprobaron todos los permisos para estar rodando en el país, y finalmente les aconsejaron que por su seguridad abandonaran su hándicap

Al final de la jornada, su expulsión provocó que a más de uno se le escapara una lágrima, incluida Cristina Pedroche:



¿Qué os parece a vosotros?
Contádnoslo en los comentarios.

Vía Elegí mal día.