Web
Analytics

Estas fotos en Instagram casi le cuestan el trabajo a una profesora

profesora-622x326

La profesora Mini Jensen nunca pensó que su afición casi le costaría su puesto de trabajo. Jensen, residente en Utah, Estados Unidos, se había aficionado a hacer deporte para olvidar un complicado divorcio. En el gimnasio conoció el culturismo, y se aficionó a ello. Poco a poco empezó a sentirse mejor consigo misma, y como tanta otra gente quiso compartir los progresos en su cuenta de Instagram. ¿Grave error por su parte?

Algunos padres de alumnos suyos descubrieron estas fotos suyas entrenando, y presentaron una queja al director del centro porque entendían que una profesora no debería posar con tan poca ropa. Después de estas quejas, el director le dio tres opciones a la profesora: borrar las fotos, ponerle candado a su cuenta de Instagram o ser despedida. Y esta fue su respuesta:

¿Por qué mis derechos están siendo violados? Esto es algo entre los padres y sus hijos. Pónganle restricciones al menor. Si no están cómodos viendo mi ropa de entrenamiento entonces prohíbanle eso a su hijo. No me lo prohiban a mi.

Después de esta declaración tan sensata, que se volvió rápidamente viral, el centro pidió disculpas a la profesora y pudo seguir impartiendo clases.

Aquí puedes ver algunas fotos que la profesora comparte en su cuenta de Instagram:

Una foto publicada por Min Jensen (@minscakes) el

Una foto publicada por Min Jensen (@minscakes) el

Una foto publicada por Min Jensen (@minscakes) el

Un vídeo publicado por Min Jensen (@minscakes) el

Una foto publicada por Min Jensen (@minscakes) el


¿Os parece para tanto?

Vía Elegí mal día.