Web
Analytics

Cara Delevingne indigna a los animalistas al descubrirse que se lleva a su perro a los desfiles con ESTE collar

La modelo Cara Delevingne es conocida por desnudarse para protestar en contra de la caza, y se jacta de ser toda una animalista… pero le han llovido las críticas la saberse que a su propio perro le coloca uno de los collares más crueles que hemos visto en nuestras vida.

Según recoge el Daily Mail, la modelo, como muchas otras celebrities, tiene un nuevo cachorro. Se llama Leo y el perrito tiene que acompañarle a todos los sitios… pero claro, para Cara es un gran problema que Leo se ponga a ladrar

Los problemas de cuando quieres llevar al perro a desfiles y el animal, si se pone a ladrar, puede acabar resultando un estorbo

Según los detractores de Cara, en vez de dedicarle tiempo de calidad a educar a su nuevo compañero peludo, ha tirado por la calle de enmedio y le ha colocado al pobre cachorro un collar que suelta un chorro de esencia de citronella hacia el hocico del animal cada vez que sus ladridos superan una cantidad concreta de decibelio.

¿Qué ocurre con la esencia de citronella? ¿Eso no lo usan mucho en MasterChef? Pues resulta que hace que el comportamiento del animal pueda cambiar de una manera artificial… e incluso traumática.

Muchos animalistas están muy en contra de esta práctica, como por ejemplo Lynn Barber, entrenadora comportamental de perros en Dog Trust. Según ella:

“No recomiendo en absoluto este método para educarle, se trata de encontrar le motivo por el que ladra, entender su comportamiento, no castigarle por ello.”

Lo normal, vamos.

Cara parece olvidarse de que ladrar es la forma de “hablar” de los perros, ¿quizás alguien tendría que recordárselo? Solo hay que ver las imágenes del cachorro durante el show de Chanel, en el que se escurría de los brazos de un guardaespaldas de la modelo, para comprobar que el pobre no lo debe estar pasando muy bien

Fuente.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Os dejamos con este otro caso: se hace un selfie con su perro, y tres horas más tarde la policía se lo lleva.

Vía Elegí mal día.