Web
Analytics

Cachondeo con la respuesta de un niño a un ejercicio de clase

Los exámenes dan mucho juego. Todavía nos acordamos de este chico que hizo la chuleta más épica de todos los tiempos, o de este profesor que se dedicó a trollear —de buen rollo— a sus alumnos dibujando sobre los garabatos que dejaron en los exámenes.

En Twitter se dedicaron hace poco a recordar los comportamientos más absurdos que tenemos a la hora de hacer un examen, pero hay que reconocer que cuando nos toca hacer los deberes, ocurre tres cuartas partes de lo mismo. Y si el que tiene que hacerlos es un niño, con esa visión del mundo que tienen y esa naturalidad con la que se expresan, no resulta extraño que ejemplos como el que os vamos a mostrar hoy arrasen en las redes —con más de 11.000 retuits, nada menos.

Una tuitera llamada @_Alafuga ha sido la encargada de compartir un ejercicio en el que los alumnos tenían que escribir la palabra opuesta a la que aparecía en el problema. Y uno de ellos hizo una asociación que ha suscitado mucho cachondeo en redes.

Juzgad vosotros mismos:

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.