Web
Analytics

30 ilustraciones que reflejan perfectamente el incomprendido placer de vivir solo

Vivir solo es uno de los mayores placeres que existen. Tener toda la casa para ti, pasearte en ropa interior sin miedo de ofender a nadie, comer a la hora que quieras en el salón o en el dormitorio o ver tu serie favorita tirado en el sofá hasta la hora que te apetezca. Un lujo que, cada vez, se está poniendo más complicado por los elevados precios de los alquileres, y porque gracias al gobierno de Mariano Rajoy y su reforma laboral, los sueldos han caído en picado.

Es imposible independizarse si, en el mejor trabajo que encuentras después de mucho buscar, cobras 500 o 600 euros al mes que es prácticamente –depende de la ciudad– lo que te cuesta el alquiler. Solo te queda la opción de compartir piso con otras personas, que está muy bien porque sales de la casa de tus padres, pero que no es lo mismo que vivir solo.

Aquí puedes ver 30 ilustraciones que reflejan a la perfección que vivir solo es un auténtico placer incomprendido.